Si aún no has leído el artículo anterior sobre el inconsciente, te recomiendo que lo hagas antes de continuar, con el objetivo de que tengas muy claro de que estamos hablando, a fin de cuentas, estamos aprendiendo todos, ese nuevo lenguaje del que ya te he hablado.

En este artículo me gustaría empezar a explicarte como funcionan esas cuatro leyes con la que trabajamos a través del inconsciente, para que empieces a practicar todo lo que hasta ahora te he explicado.

1ª LEY: EL OTRO NO EXISTE: todo soy yo

¿Qué significa esto? ¿Cómo es eso de que el otro no existe? ¿Qué quiere decir que todo soy yo?

Te lo voy a explicar con el lenguaje más llano del que dispongo para que puedas comprenderlo y después integrarlo.

Una de las cualidades de los seres humanos es que con nuestros ojos no nos podemos ver a nosotros mismos, ¿estás de acuerdo conmigo?. Necesitamos las proyecciones para vernos, es decir, utilizamos los espejos para mirarnos y ver nuestra proyección.

 que la chica de la foto se mira en el espejo y se da cuenta de que en la cara tiene una mancha, crees que si limpia el espejo, estará quitando la mancha. Efectivamente, hasta que no se dé cuenta de que la mancha está en su cara, no podrá deshacerse de ella.Imagina

Esta ley me parece muy importante, porque vivimos la mayor parte de nuestras vidas, quejándonos de las cosas que nos ocurren, bien sea en el trabajo, en casa. Decimos cosas como: es que mi marido, mis hijos, mi jefe….. ¿te suena de lo que te hablo?, sin darnos cuenta de que ellos nos están ayudando a ver todo aquello que nosotros no somos capaces de ver por nosotros mismos. Ellos son nuestros espejos.

Esta ley nos permite acabar con el victimismo, ya no hay verdugos ni víctimas, pasamos todos a ser colaboradores. Los demás solo están ahí, ayudándonos a ver todo aquello que no somos capaces de ver por nosotros mismos.

La proyección es el proceso de atribuir a los demás, algo que nos pertenece, puede ser un sentimiento, una carencia, una necesidad o un rasgo de nuestra personalidad. Exactamente igual que la chica de la foto, cuando intenta limpiar su cara en el espejo.

Las personas que nos caen mal, son una maravillosa fuente de información para detectar todo aquello que nosotros tenemos pendiente de solucionar y no somos capaces de hacerlo solos.

Las personas que critican constantemente y encuentran un motivo de queja en cualquier parte, tienen un gran desprecio por si mismos, y eso es lo que proyectan constantemente a su alrededor.

Es importante que sepas, que  no sólo proyectamos cosas negativas, también proyectamos nuestra luz, todo aquello que nos gusta de los demás, también son nuestras proyecciones de los aspectos bellos y sanos de nuestras vidas.

Te voy a explicar con algunos ejemplos como funcionan nuestros espejos, aspectos que hay que empezar a observar detenidamente:

– cuando tenemos reacciones exageradas frente a creencias y opiniones de los demás 

– cuando algo no nos gusta de manera especial

– cuando atribuimos a los demás valores excepcionales

Toda esta información te puede ayudar a percibir e interpretar todo lo que te rodea, haciéndote responsable de ti mismo y de los recursos que te permitirán realizar cambios con el objetivo de alcanzar un mayor estado de bienestar.

Ahora, cuando ya sabes todo esto, se disparan todos tus mecanismos de defensa, para no entrar en esa parte oculta del iceberg, que como ya te expliqué, normalmente es dolorosa.

El primer y más importante mecanismo de defensa que se dispara es la negación, la no aceptación de la realidad de algo que ya te está sucediendo, de nuevo, como un sentimiento, un deseo o un rasgo de tu personalidad, que te resulta amenazante.

Lo primero que hay que hacer para cambiar algo, es salir de la negación, ya que es imposible manejar algo que no aceptas o no reconoces en tí mismo. Salir de la negación y aceptarlo como tuyo, y si fuese necesario aceptar que es algo que tú sólo, no te sientes capaz de resolver.

Este paso es el más difícil, lo demás viene sólo, poco a poco, porque lo primero que hace falta para que ocurra algún tipo de cambio, es tomar consciencia. Esa toma de consciencia implica pasar a la acción, y reconocer que esos sentimientos que empiezan a aflorar en tí, y que tú seguramente has catalogado como «negativos», sólo son sentimientos. El término «negativo» te lo explicaré en profundidad en la cuarta ley.

Recuerda que todos los «errores» que puedan haber en tu cuerpo, ha sido creados por tu mente. Ahora dispones de más información que puede ayudarte a  convertir a tu mente en autodidacta, abierta a todo tipo de pensamientos, y sobre todo capacitada para ver verdades que hasta ahora eran imposibles para tí. Puedes poner en marcha toda tu capacidad para aprender y así poder cambiar tu modelo de vida, que era válido hasta hoy, pero que ahora sabes que lo puedes hacer de otra manera, de otro modo.

No olvides darte las gracias por haber tomado tu tiempo en leer este artículo, agradece a tu inconsciente que sea capaz de integrar todo lo que estás aprendiendo.

Observa a tu alrededor, permítete ser curioso, recuerda que la humildad es imprescindible para aprender, saber que no estabas equivocado, sólo, que no sabías hacerlo de otro modo.

Si crees que esta información puede útil para alguien, no dudes en compartirla, todos somos uno, ¿recuerdas?. Ellos te lo agradecerán y yo también.

Esther Campillo.